side-area-logo

Make it easy! La usabilidad en el diseño de aplicaciones

Make it easy! La usabilidad en el diseño de aplicaciones

La usabilidad en el diseño de aplicaciones es uno de los factores fundamentales que marcan el éxito o el fracaso de un nuevo desarrollo. Y es que en los últimos años los smartphone se han convertido en una verdadera herramienta de gestión para tareas cotidianas, y no solo eso. Nos dan consejos, nos entrenan, nos ayudan a comunicarnos de forma más rápida con nuestros amigos y familiares, nos facilitan la planificación de nuestro tiempo libre y mucho más… Y todo esto gracias a miles de aplicaciones que se han diseñado y desarrollado para unos usuarios que cada vez están más familiarizados con los gestos táctiles y, por lo tanto, se han vuelto mucho más exigentes.

Make it easy! La usabilidad en el diseño de aplicaciones
Make it easy! La usabilidad en el diseño de aplicaciones

Pero no todas las aplicaciones han tenido el mismo éxito, ya que algunas han caído bastante rápido en el olvido debido a una mala usabilidad que ha llevado a los usuarios a buscar alternativas mejores. Gestos poco intuitivos y mala organización de los elementos son dos de los principales fallos en el diseño de aplicaciones, pero no son los únicos. Lo primero que una buena app debe ofrecer a sus usuarios es una manera rápida y sencilla de encontrar lo que buscan. El tiempo es clave a la hora de satisfacer necesidades, y la sencillez permite el uso por parte de cualquier tipo de usuario sin tener que poseer grandes conocimientos o tardar mucho en el proceso de aprendizaje.

Por eso hoy, desde Infinity Source, vamos a hablar de los aspectos que hay que tener en cuenta en el diseño, desarrollo y lanzamiento de una app para que ésta genere una buena experiencia de usuario, permanezca instalada en los dispositivos móviles donde se haya descargado y se convierta en una herramienta imprescindible, o casi, para sus usuarios.

1. El contexto: ¿cómo, cuándo y dónde?

Antes de diseñar una aplicación, es muy importante hacerse algunas preguntas sobre su uso y su público objetivo. ¿La app se utilizará en movimiento o los usuarios interactuarán con ella desde casa? ¿Qué hábitos tienen los usuarios en el entorno mobile? El cómo, cuándo y dónde determinarán el grado de usabilidad de la app para que ésta se adapte a usos y comportamientos en contextos diferentes.

2. El tipo de dispositivo, ¿Android o iOS?

No es suficiente diseñar una app pensando en iOS y después clonarla para Android, ya que las plataformas son totalmente diferentes. Android tiene unas peculiaridades a nivel de programación, diseño e interfaz de usuario que son únicas y que iOS no tiene, como por ejemplo el botón de regresar. Además, Android tiene un mercado fragmentado, eso quiere decir que a pesar de que una app esté optimizada para este tipo de sistema operativo, puede que en algunos modelos de teléfono funcione y en otros no.

Así que en el diseño de aplicaciones, algo que debemos tener en mente y muy claro es que si se queremos llegar a todo tipo de usuario, es necesario que adaptemos la usabilidad a los diferentes dispositivos y garanticemos así una experiencia de uso óptima.

3. Los pasos, pocos per buenos

La mayoría de los usuarios a la hora de registrar su perfil en una app quiere que el proceso sea lo más rápido posible, ya que no le gusta teclear demasiado en el móvil. Así que cuanto menos pasos, páginas de registro, botones y campos a rellenar pongamos más contentos los tendremos y evitaremos que abandonen nuestra aplicación antes del tiempo.

Una buena alternativa es optar por el sistema de registro mediante Facebook, Google+ o Twitter. Rápido e intuitivo, ¿qué más se puede pedir?

4. El proceso de entrada, generar y mantener el interés

Una vez los usuarios se hayan descargado una nueva app, pasan por una fase de entrada y exploración que es fundamental para captar su interés y hacer que éste permanezca activo en el tiempo. Así que si queremos que los usuarios sigan usando nuestra app, debemos asegurarnos que descubran durante sus primeras visitas lo más interesante y relevante, solo de esta manera volverán una y otra vez. Si por lo contrario, no conseguimos que vuelvan durante la primera semana, los habremos perdido para siempre.

Una manera para mantener activo el interés es enviar notificaciones push a los nuevos usuarios durante la primera semana desde su instalación. Así, al menos, los estaremos reteniendo durante más tiempo incrementando las probabilidades de que profundicen un poco en su navegación y tomen más confianza.

5. La arquitectura de información y navegación

A menudo, en el desarrollo de apps, se crean grandes funciones pero se pasa por alto como organizarlas y estructurarlas de forma correcta generando así una mala experiencia de usuario. La arquitectura de información y el camino que los visitantes toman para navegar, es la decisión más importante a poner encima de la mesa cuando empezamos a diseñar una aplicación.

Y es que cuando un usuario entra por primera vez en una app, para poder fijarse en sus funciones y enamorarse de ellas, necesita primero entender cómo moverse de modo que pueda repetir las acciones básicas fácilmente (por ejemplo, hacer una compra, jugar un juego, etc.)

6. El formato, vertical y horizontal

Además del tipo de dispositivo y sistema operativo, factores de los que ya hemos hablado anteriormente, el diseño de una buena app móvil debe tener en cuenta tanto el formato vertical como horizontal, para que en ambos casos se ofrezca la mejor usabilidad y experiencia del usuario.

Debemos preguntarnos, por lo tanto, si hay pantallas de la app que se verán mejor en formato horizontal y también si el formato vertical hace más fácil manejar el teléfono con una sola mano.

7. La retroalimentación del usuario, clave para una usabilidad a medida

Por ultimo, y no por eso menos importante, conocer la opinión y la experiencia de los usuarios antes de lanzar una aplicación, es fundamental para detectar fallos, necesidades y detalles de usabilidad que se nos puedan haber escapado en la fase de diseño.

No debemos, por lo tanto, olvidarnos de hacer encuestas directas, tests A/B o estudios de rastreo para analizar cómo ven la aplicación los usuarios, cómo navegan por la misma y dónde hacen clic. Así podremos identificar áreas de atracción o distracción y basar el proceso de optimización de la usabilidad en datos empíricos.

Make it easy! La usabilidad en el diseño de aplicaciones
Make it easy! La usabilidad en el diseño de aplicaciones

No cabe duda, la usabilidad en aplicaciones móviles, así como en diseño web, es un factor que no podemos ignorar si lo que de verdad deseamos es atraer, enamorar y fidelizar a nuestros usuarios.

Así que ya sabes: tómate todo el tiempo que necesites, pide ayuda a profesionales y… Make it easy!

Comments
Share
Infinity